Albert Padrol se aparta un poco



Albert Padrol, uno de los fundadores de Altaïr, acaba de anunciar su retirada del ojo público con el texto que aquí adjunto. Ante la impresionante labor que ha realizado, mi agradecimiento y admiración. Muchas partes de "él" forman ahora parte de mi casa y mi pensamiento.
Gracias, Albert.

Me jubilo

"Era 1975 y veníamos de París, donde el avión que nos traía de vuelta de Yemen había aterrizado. Era 1977 y veníamos de París, donde el avión que nos traía de vuelta de Colombia había aterrizado.
Era ... Era obligada en París la visita a la Librairie Ulysse, rue Saint -Louis -en- l'Ile, nada lejos de Notre Dame. Fue la primera librería de viajes, fundada por Catherine Domain en 1971.
La madre de todas las librerías de viaje, aún activa.

Y Teresa Dieste -mi mujer- comentaba cada vez ¿por qué no abrimos algo parecido en Barcelona ?

Una idea audaz como ésta requería un cómplice atrevido y entusiasta. A Pep Bernadas, amigo de la universidad, le pareció una propuesta prometedora. Y abrimos Altaïr en 1979. Con la ayuda desinteresada de nuestros amigos.
¿Por qué Altaïr? Era el nombre del barco somalí de Henry de Monfreid, escritor, aventurero, del que leía las peripecias en mi adolescencia francesa.
Hasta ahora. Han pasado 35 años, plenos de vivencias gratificantes, de encuentros, de experiencias y reconocimientos que nunca habría podido tener sin este espacio excepcional que poco a poco adoptó la forma de nuestros intereses, de nuestras aficiones. Encuentros excepcionales: Dalrymple, Maillart, Lewis, Matthiessen*, y muchos otros.
Me jubilo porque quiero viajar de nuevo sin fecha de retorno, y volver a la montaña, y a los libros, exclusivamente a los libros, y a la fotografía ... Y porque no querría decir lo mismo dentro de cinco años, cuando tuviera setenta.
¡Mil gracias a todos los que me habéis acompañado en esta travesía increíble...y hasta siempre!

 *Peter Matthiessen falleció ayer. Años atrás tuve la buena fortuna de conocerle.

0 comentarios: