Proyecto Voy



El proyecto que ahora anuncio es el fruto de una coyuntura social y económica, y de la vieja necesidad de abandonar el escritorio para demostrar con acciones la fuerza de las palabras.
A continuación, adjunto el texto que se publicó hace unos días en la web de Alfaguara e introduce a los porqués del proyecto. Después, añado algunas particularidades sobre cómo se desarrollará. Y al final recibirás una invitación. Esto es el Proyecto Voy.



“Desde que publiqué mi primer libro en 1999, hay dos momentos en los que de algún modo he comprendido que algo había cambiado en mi relación con la escritura. Uno fue en 2005, después de presentar Una España inesperadaPara entonces había conocido algunas partes sucias de las industrias periodística y literaria, intentaron censurarme un libro, me colgaron diversas etiquetas... pero lo más importante de esa fase es que no dejé de escribir intentando demostrarme que yo era lo que intuía, al margen del ruido de fondo. De modo que siempre escribí. Y leí. Escribía. Y leía. A veces viajaba. Y escribía.
Necesité cinco libros para convencerme de que merecía aquella palabra. Es difícil explicar cómo ocurrió, pertenece al ámbito de las sensaciones, pero, resumiendo, diría que después de casi una década de concentrada búsqueda noté que al fin me expresaba tan tenso como tranquilo, libre de muchos complejos, con una agilidad espiritual que repercutía en el golpeo de las yemas de los dedos en las teclas, en el deslizarse del boli sobre el papel. Y así fue como un día, por primera vez en mi vida, ante un formulario aduanero que requería mi profesión, contesté: writer. O écrivain. O escritor. Ahora no recuerdo el aeropuerto.
Literariamente, la nueva época arrancó con Sudd, y mi fichaje por la editorial Alfaguara. Sudd es una novela basada en un viaje por el Nilo. Después he seguido abordando los viajes desde un punto de vista clásico -Los mares de Wang-, el periodismo literario -Sólo para gigantes- y la vanguardia -En la Barrera, que editó Altaïr-. En este tiempo resultó habitual que al final de las presentaciones de cualquiera de los libros alguien me preguntara por mi recorrido como escritor y viajero. Un día me planteé cómo podría ofrecer una respuesta literaria sin subirme a la tribuna del ensayo, en la que me cuesta sostenerme, y así ideé este Voy en el que vengo a contarme un poco desde el enmascaramiento de la ficción.
Al terminar esta novela sabía que estaba cerrando otra etapa. La segunda de mi vida entre letras.

Voy es la culminación o la deriva de una especie de pentalogía involuntaria que pivota entorno al viaje, y digo involuntaria porque sólo detecté su unidad a partir del cuarto libro. En Voy trato de explicar la trayectoria de alguien que sobrevive a fuerza de literatura y viajes, sin dinero propio pero creyendo, a veces insanamente, en la posibilidad de sacar adelante un proyecto. También se habla de amor, de fantasía, de menosprecios y ruindades, si bien lo que despunta sobremanera debido a su fuerza imbatible es la fe, los sueños, el ideal por el que vale la pena luchar y que me ha traído hasta aquí. En Voy trato de perfilar a un hombre, indagar en cómo evoluciona su alma mientras China, Australia, India, Nueva York, Andalucía o Italia giran entorno a él. Mostrar que lo que esculpe el mundo es un hombre. Eso es lo que se impone, lo que cuenta. El hombre”.

Aquí viene cuando se cuenta en qué consiste la acción:



Por eso, con motivo de la publicación de Voy, estaré en algunas ciudades españolas conversando con otras personas. Personas que “van”. Personas dispuestas a defender proyectos e ideales y que se siguen batiendo por ellos pese a las muchas dificultades que enfrentan. Así, en Valencia compartiré conversaciones con miembros de distintas asociaciones para salvar el barrio de El Cabanyal; en Doñana, preservadores del lince ibérico comentarán la actualidad de este simbólico animal del que tan poco se sabe hoy; en Cádiz, flamencos de distintas épocas explicarán qué significa ver en la voz o la guitarra una tabla de salvación, se abordará una original idea para enseñar la ciudad a los visitantes y una curtida periodista propondrá una fórmula para higienizar un poco -y desde la sociedad- el mundo de la información; y en Burgos compartiré charla con vecinos del barrio del Gamonal, con miembros del colectivo Tierra de Lara y responsables del ya extinto premio de literatura de viajes Camino del Cid.
Las experiencias tomarán forma de crónicas que serán publicadas digitalmente, aunque alguna llegará al papel. Además, a través de twitter y facebook iré dejando pistas sobre las conversaciones, las personas y los territorios que vaya encontrando. Si estás cerca de donde se va a celebrar alguna de las charlas y te apetece asomarte, éstas son las fechas programadas:


24 de marzo a 19:30, en el Ateneo Marítimo de El Cabanyal.
26 y 27 de marzo estaré en Sevilla y Doñana, aunque aquí no se celebrará ningún acto público.
28 de marzo, en Cádiz.
31 de marzo en el barrio del Gamonal.


Conforme se aproximen las fechas iré avanzando detalles de todas las presentaciones. Ahí van los de El Cabanyal, el próximo lunes 24:


El Cabanyal emerge como barrio de referencia en la lucha por la defensa de un territorio. Las múltiples acciones vecinales han cuajado en plataformas y actividades simbólicamente memorables, varias de ellas centradas en difundir la mirada del barrio desde el arte. Por eso, la mesa convocada por Voy reunirá a Maribel Domènech, presidenta de Salvem El Cabanyal y profesora de Bellas Artes que abordará el barrio con una óptica tocada por las artes plásticas; Jacobo Julio, uno de los impulsores del Festival Cabanyal íntim, ofrecerá la visión desde las artes escénicas; Pep Martorell, escritor que ha estudiado a fondo el espíritu del lugar donde vive; y Gabi Martínez. Todos expondrán cómo y por qué han decidido defender sus respectivos espacios. Los orígenes, las motivaciones, las consecuencias. 

La presentación en Cádiz la albergará el Salón de Actos El Palillero el día 28, viernes, a las 19. Aquí, compartiré mesa con el cantaor y bailaor flamenco David Palomar, emblemático defensor de los cantes de Cádiz; Juanlu "Cascana", que al frente de los Pimpis impulsa un proyecto para enseñar la ciudad y sus costumbres a los visitantes; y la periodista Elisabeth G. Iborra, que ultima una plataforma para que los ciudadanos puedan financiar investigaciones periodísticas al margen de los medios de comunicación vinculados a grupos empresariales.





Y ahora, la invitación:
Si tienes un proyecto que estás defendiendo activamente y quieres que lo compartamos, y lo difundamos, puedes escribir a este blog o a la siguiente dirección de correo: gabi.martinez@movistar.es



Espero que algo de esto te haya interesado.

En cualquier caso, vamos allá.   

2 comentarios:

Ivy dijo...

Tu escrito me hizo reflexionar sobre los viajes y su impacto en nosotros. Me acordé de un blog que hice al emprender un viaje a México. Un viaje con el que pretendía hacer un paréntesis en mi presente, de él recuperé este poema de Martí i Pol:

On podríem anar que els anys passessin més lentament?
Feixugament sotmesos a la caducitat del temps,no hi ha viatge que pugui alliberar-nos per sempre més de dubtes i temences,
i és bo saber-ho sempre abans d'empendre'l.
Més enllà de neguits i entusiasmes, potser el guany dels viatges
és l'espai que descobrim de nosaltres mateixos,i que tal volta hauria restat fosc sense la llum d'aquelles noves rutes.

Gabi Martínez dijo...

Ivy, muchas gracias por rescatar ese poema. Me alegra que lo añadas a esta idea porque sí, "potser el guany dels viatges és l'espai que descobrim de nosaltres mateixos". Y si no dejamos de hacerlo debe ser porque somos inmensos, porque siempre quedan espacios interiores adonde viajar.